Miguel Miguel

  • Miguel Miguel

Miguel Ángel Rodríguez, natural de San Sebastián de los Reyes, es un apasionado de la vida, del humor y de su barrio. Regenta una tienda de serigrafía en Sanse, Todo Serigrafía, y es el monologuista más destacado del norte de Madrid. Hoy se sienta en EnALcobendas para que podamos conocer más del artista Miguel Miguel.

¿Quién es Miguel Miguel?

Miguel Miguel. Monologuista. Cómico. Showman. Mago. Arregla el aire acondicionado (risas). Cuenta chistes.  Hago de todo, un show.

¿Cómo comenzó tu relación con la magia?

Empecé en la magia hace ya 15 años. Fui a ver un día un show, y había un tío allí que hacía unas cosas con unas monedas espectaculares, y me encantó. Empecé a informarme de cómo podía aprender magia, y la única escuela que había en Madrid era la de Juan Tamariz. Aprendí allí con 20 años. Casualidades de la vida, ese mago que yo había visto trabajar con monedas, Miguel Ángel Gea, fue mi profesor de monedas en la escuela. Fue maravilloso.

¿Y cómo surge el humor?

Eso empieza de mala manera. Yo me dedicó a hacer magia y un día un amigo me hace un comentario: “tenemos que hablar”. Y esa frase entre amigos, mujeres y demás suena fatal (risas). Ese tío que me dijo tenemos que hablar, a día de hoy es el campeón del mundo de magia, es el único español que tiene ese premio, Héctor Mancha. Me dijo que estaba haciendo el espectáculo mal, que vendía magia y que yo no hacía magia, que de una hora de espectáculo hacía 6 juegos de magia y el resto era humor. Decía que la gente que venía a ver “magia pura” salía enfadada. Era una mezcla de humor y magia, y me habló de cambiar el nombre del espectáculo y no poner solo magia. De ahí surgió el pensamiento de si el humor me tiraba más que la magia, y empecé a formarme con cursos de comedia. Quité barajas de cartas de mis bolsillos y a comencé a contar chistes.

¿Dónde te formas como cómico?

Tuve varios profesores: Agustín Jiménez, Luis Piedrahita, Miguel Lago o Quique Macías que son menos famosos pero grandes profesionales. Me he formado en la Escuela de Luismi y además he hecho cursos de clown y de escritura. He aprendido desde como se escribe un chiste, la estructura del mismo, por qué se ríe la gente, la psicología de un chiste, etc.

Hoy por hoy, ¿te dedicas a los monólogos?

Sí, porque es lo que quiere la gente. Esto es cíclico, hay años que la gente quiere más magia y otros más humor. Aunque tengo que decir que en todos mis espectáculos meto un detalle de magia, porque tengo alma de mago y no soy solo cómico.

¿Consideras que el humor ha cambiado mucho en los últimos años?

Antes no había monologuistas, se contaban chistes. El primer monologuista de la historia fue Miguel Ángel Gila y hacía algo que nadie más hacía. Nadie excepto él contaba historias de su vida. Todos los de esa generación contaban chistes: Eugenio, Marianico el Corto, Antonio Antonio… Luego apareció el Dúo Sacapuntas, Faemino y Cansado, Cruz y Raya que comenzaron a hacer diálogos, que no monólogos. El pionero fue Gila. El humor ha cambiado muchísimo, no sé si para bien o para mal.

¿De dónde te viene la inspiración?

De vosotros. De la calle. Yo voy a la carnicería y pego la oreja a ver de qué hablan las señoras, y qué es lo que pasa. Soy muy costumbrista en mis chistes, hablo muy de barrio. Mi humor es observacional.

La comedia es verdad y dolor. Todo lo que cuentes que sea verdad, que te pase a ti, te va a hacer gracia, y todo lo que sea dolor también lo hará. Los guionistas escribimos de ahí.

Un humorista como tú, ¿deja espacio para la improvisación?

Siempre hay una pequeña parte en la que se improvisa, en mi caso un sorteo que hago con redes sociales y tal, pero el monólogo está medido y estudiado. Mi espectáculo actual es “Vivo Acojonado” y aunque voy incluyendo cambios, el monólogo sigue la misma línea.

¿Dónde podemos ver a Miguel Miguel?

He actuado en todos lados, en teatros, bares, discotecas, pizzerías, casas… (risas). Pero actúo todos los viernes en Gran Vía, en La Chocita del Loro que es como un teatro solo de comedia. Todo el que quiera ver comedia tiene que pasar por ahí porque es como un multicine, con dos salas y sesiones a diferentes horas de diferentes monologuistas. Yo estoy fijo los viernes a las 9 y media de la noche y algún domingo, jueves o sábado, según voy cuadrando con la gira que hago por España. Una vez a la semana siempre estoy ahí. Mi espectáculo es de una hora y media mínimo con un descanso, y al no tratarse de un teatro al uso, sino con mesas de cabaret, te puedes tomar una copa y hasta puedes compartir mesa con alguien que no conozcas. El precio es desde 12 euros.

En Alcobendas, ¿también actúas?

Hace poco he hecho junto a dos asociaciones una gala benéfica, la Gala Los Padrinos, que ha sido un éxito. Repetiremos el año que viene, seguro. Es el primer año que lo hacemos en Alcobendas, llevábamos 6 años haciendo la gala en Algete. En esta ocasión colaboraron en ella: J.J. Vaquero, Hyperfanes, Alex Clavero, Juan Carlos Córdoba, Raúl Navareño y yo como monologuistas. Además de técnicos, personal de sala, el Ayuntamiento de Alcobendas, etc. La recaudación fue para las asociaciones AFAEAA (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzeheimer) y ADILAS (Asociación de Personas con Discapacidad Intelectual Límite de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes). Estamos felices porque fue un éxito.

¿Qué esperas del futuro como humorista?

En Sanse tengo una tienda de serigrafía que se llama Todo Serigrafía, y lo que busco es seguir viviendo de la tienda y del humor como estoy haciendo, y sobretodo afincarme en la zona donde vivo. Yo soy muy de Sanse, pero también de Alcobendas. Al final nos separa solo una calle y de hecho, del pique que existe entre las dos localidades surgió la idea de hacer un monólogo para que lo vea la gente de Sanse y la de Alcobendas. Lo ideal sería que viera la luz este año, y es lo que deseo. Es un espectáculo lleno de humor de los dos pueblos, muy divertido.

Me encantaría que los locales de Sanse y Alcobendas estuvieran más abiertos a hacer humor en sus negocios. Una ruta de monólogos, unificando ambas localidades. Hay que hacer un circuito de comedia entre Sanse y Alcobendas, y poco a poco saldrá.

Autor

redacción
Equipo de redacción de enalcobendas.es
Compartir